1. ¿Qué novedades presenta Big South
    en este curso 2017-2018? ¿nuevos profesores, nuevas actividades, nuevas disciplinas?

Este año contamos con dos nuevos profesores en el equipo de Big South: Aiala y Gurutz, de Vitoria, estamos entusiasmados con su presencia y aportación en el equipo, porque son unos enormes bailarines, profesores y personas, la verdad, es un orgullo tenerlos entre nosotros trabajando. Además hemos incluido unos talleres intensivos un sábado al mes con unas jugosas propuestas que esperemos que puedan aportar mucho al bailarín.

Seguimos trabajando y profundizando en las disciplinas de siempre, innovando e investigando en la enseñanza que ofrecemos, creciendo como profesionales y como personas inmersas en este proyecto lleno de pasión y devoción y, aunque las disciplinas son las mismas, están en constante renovación pero sobre todo, profundización, que es lo que creemos más importante. Seguimos apostando y trabajando muy duro por la calidad, la humanidad y el desarrollo y realización personal, marcas de la casa 🙂

  • ¿Qué contenidos nuevos se abordarán en las Jam Talks este trimestre?

Hemos tenido nuestra primera Jam Talk interesantísima de la mano de Jesús Carreras, un miembro del equipo, amigo y compañero de proyecto que nos ha abierto la mente y un mundo de posibilidades en una de las Jam Talks más inspiradoras desde que empezamos con esta iniciativa.

La próxima Jam Talk se titulará “¿tiene el Lindy un papel en el mapa neuronal del control del dolor?” e irá de la mano de Pablo Santiago Pérez, un gran amigo e inestimable fisioterapeuta que no para de investigar en su campo. Estamos muy emocionados con esta Jam Talk porque la verdad es un lujazo, es de una riqueza increíble porque Pablo es un profesional inmenso y estamos seguros de que aportará algo súper enriquecedor a todos los niveles, además es una persona muy inteligente y seguro que su visión del tema y su forma de explicarlo no dejarán indiferente a nadie.

Este año, además, hemos renovado el formato según nuestro aprendizaje de la experiencia del año pasado. Esta vez lo hacemos sólo una vez al mes y la Jam Talk tiene mayor duración, una hora, así da tiempo a profundizar un poco más y disfrutarla más ya que las consideramos una joya.

  • ¿Qué tal fue el Big Experience de este verano pasado? ¿cómo fue la respuesta de los asistentes?

Me atrevería a decir que ha sido el mejor año a muchos niveles, y nunca pensamos que podríamos decir algo así porque siempre el Big Experience ha sido un éxtasis de felicidad, algo inigualable en nuestra experiencia vital con este proyecto. Los asistentes quedaron maravillados, la verdad, nos lo decían algunos entre lágrimas al despedirse. La verdad es que es emocionante ser partícipe y protagonista de crear algo así para la gente y poner en tan alto valor las aportaciones personales que la experiencia de este baile puede traer. Es un lujo, un orgullo y también a la vez un auténtico honor impagable que te hagan entrega de semejantes agradecimientos al acabar el festival. El Big Experience, de momento, sigue siendo un éxito rotundo sin paliativos, estamos contentísimos.

  • ¿Cómo veis la evolución de la escena swing de Madrid? ¿qué aporta Big South a esa escena?

Creemos que va bastante bien en general, sobre todo, hay que destacar de Madrid lo que siempre se dice y que aunque con matices, es muy cierto, o así lo vivimos nosotros en su mayoría, el buen ambiente que se vive sin apenas grandes conflictos entre profesionales o una escena dividida en ese sentido, eso es algo muy valioso y que no cae del cielo y hay que seguir trabajando en ello. La labor en ese sentido de MAD For Swing es absolutamente imprescindible y maravillosa… Desde Big South, Julia y yo tenemos el honor, por ejemplo, de ser socios fundadores y haber tenido la iniciativa de crear MAD For Swing en su origen, así como Jesús Carreras que fue presidente de la asociación antes de entrar en la escuela y Esther Contreras que también ha estado siempre súper vinculada con MAD for Swing. En Big South intentamos ayudar a la gente a que comprenda lo que nosotros consideramos la esencia más importante de este baile que es el hecho de compartir, de disfrutar juntos, de elevar, juntos y entre todos, nuestros espíritus, de sentirse realizados como comunidad como ser social en torno a una música y el baile, en torno al arte. No es ninguna tontería, es algo muy importante para las personas, es algo necesario y vital y en Big South ponemos el énfasis en estos aspectos, en la importancia de la música, de disfrutar como un todo y no como una suma de partes. Centramos el mensaje en las personas, en que se puede siempre aprender y mejorar mucho, eliminamos barreras, buscamos complicidades, comunicación y generamos bienestar y desarrollo, realización personal, que pretendemos y en muchos casos conseguimos, llevar muy lejos. Apostamos por la máxima calidad que podamos dar y somos exigentes a nuestra manera para que las personas que vienen aquí puedan dar lo mejor de sí y después eso lo lleven fuera. Cada clase y evento que hacemos tratamos de transmitir esto. Esa es nuestra aportación, trabajar durísimo para llenar Madrid de buenos bailarines y, encima, bailarines con conciencia! 🙂

  • Sois pioneros en la enseñanza del baile Swingénero. ¿Qué beneficios aporta? ¿Qué dificultades encontrasteis al empezar con ello?

Aporta muchos beneficios, el principal es que conoces las dos caras de la moneda y, por tanto, si por ejemplo, después en las fiestas decides bailar sólo un rol, lo harás mucho mejor porque sabes qué se siente en el otro lado, es un ejercicio de visualización del baile en general, más que sin género, que también, y por supuesto, es sin rol fijo, o sea que muchos de nuestros alumnos son ambirol o pueden serlo si quieren aunque luego en las fiestas bailen un solo rol. Las principales ventajas por tanto están en el aprendizaje del propio baile, en la técnica, en conocer mejor el tema… siempre decimos que los Whitey’s Lindy Hoppers bailaban ambos roles en sus entrenamientos muchas veces…

Además después tiene ventajas prácticas como el encontrar pareja para clase, para ir a un festival, cambiar el estatismo cultural en este sentido y provocar nuevos movimientos dentro del propio baile, aumento de la creatividad etc. No hemos encontrado dificultades al aplicar este concepto en nuestra enseñanza del lindy. 🙂

 

 

Pin It on Pinterest

Shares