Con mucha pena, pero llenos de agradecimiento, nos despedimos en Madrid de una de las escuelas que han contribuido a mantener encendida la llama del swing en nuestra ciudad.

Swing Maniacs se instaló en Madrid en 2014, trayendo consigo la sabiduría de ser una escuela con largo rodaje en la ciudad de Barcelona, donde tiene su sede. Desde el principio se involucró con fuerza en la gran familia madrileña del baile y ha participado con alegría y entusiasmo en diferentes eventos organizados en la ciudad.

A lo largo de estos años, se ha caracterizado por fomentar el intercambio entre los bailarines de toda España, no solo organizando o participando en encuentros, sino también, poniendo a disposición de sus alumnos el mayor número de maestros, al hacer rotar por sus aulas a los profesores de sus diferentes escuelas.

Sin duda, uno de sus puntos fuertes ha sido el gran y preparadísimo equipo humano que ha estado al cargo de sus clases, derrochando simpatía, arte y profesionalidad: junto a Lidia, el alma de Swing Maniacs en Madrid, Irene, Carlos, Héctor, Tomás, Andrea… han aumentado el número de hoppers en la ciudad y han perfeccionado el estilo de otros tantos.

Desde la asociación queremos agradecerles todos estos años y enviarles un afectuoso abrazo.
Ha sido un placer compartir tanto con Swing Maniacs estos años, su cierre en Madrid es una de las heridas que la crisis del coronavirus nos deja. Esperamos que pronto las cosas mejoren y podamos volver a dar la bienvenida a iniciativas tan buenas como la suya.

De nuevo y de todo corazón, gracias al equipo de Swing Maniacs por todo lo que nos han enseñado.

Por supuesto sabemos que esto no es un adiós, sino simplemente un hasta pronto.

 

Foto: Irene Lebrón

Pin It on Pinterest

Shares