En los últimos años, bailar Solo Jazz se ha convertido en una de las formas de baile preferidas para mucha gente. Poco a poco, vemos en las pistas pequeños círculos donde se hacen jams, a veces ordenadas, a veces aleatorias, a veces se juntan en el centro varias personas y a veces solo una, pero siempre son divertidas.

Desde sus orígenes, en el Lindy Hop se mezclaba el baile en pareja con partes que se bailan en solitario. Un buen ejemplo es este video del Harvest Moon Ball, donde vemos a los Whitey’s combinando aéreos, pasos en pareja y pasos de solo: https://www.youtube.com/watch?v=uwc3rEFitkg

El Solo Jazz, además de desarrollar una gran creatividad en nuestro baile, nos aporta muchísimas cosas positivas.
Tomando como referencia las palabras de Bobby White, podemos hablar de varios elementos positivos del Solo: te ayuda a tener mayor conciencia corporal, te ayuda a mejorar tu baile en pareja (mejoras tu sentido del ritmo, tu musicalidad…) y solo necesitas música para practicarlo, ya que lo puedes hacer en cualquier parte y sin compañía. Aunque no tienes por qué bailarlo en solitario, siempre puedes apoyarte en alguien y sentir la música en conjunto. Aquí podéis ver otro ejemplo, en este caso, de Gabriella Rosati y Rikard Ekstrand de los Harlem Hot Shots: https://www.youtube.com/watch?v=kNZR1qYijKo

Las rutinas que bailamos habitualmente, Shim Sham, Big Apple son solo jazz, claro, y una de las más conocidas es la Trickeration, creada por Norma Miller. En este video podéis ver a Adam Brozowski interpretandola en Herräng frente a la mismísima Reina del Swing: https://www.youtube.com/watch?v=gq33DYHyyEUba

En Vi Madrid Lindy Exchange tuvimos un espacio reservado especialmente para el Solo Jazz, un concurso donde la pista ardió y las bailarinas de la final nos enardecieron con su expresividad Batalla Solo Jazz – Viernes.

Pin It on Pinterest

Shares