Era nuestro porque Víctor pertenecía orgullosamente a la comunidad swing de Madrid desde que los triples entraron en nuestras pistas de baile. Y se asoció a MAD for Swing en el primer año de su fundación, con el número 43.

Era nuestro porque Víctor trabajaba por la convivencia, por el desarrollo de una comunidad con valores ejemplares, porque estaba presente en los acontecimientos que apoyaban estas causas. Era nuestro por sus aportaciones, numerosas y valiosas.

Era nuestro pero no era solo nuestro, porque Víctor entregó su tiempo y su esfuerzo a defender derechos ciudadanos; porque en su trayectoria vital y profesional hay infinidad de ejemplos de su compromiso con causas sociales fundamentales; era nuestro porque creía y luchaba por un mundo mejor, y porque le indignaban las injusticias y las combatía con fiereza.

Era nuestro porque era honrado, espléndido, acogedor, y mientras su salud se lo permitió, siempre quiso bailar, estar presente, colaborar, conocer. Era una persona que quiso saberlo todo, que quiso ayudar a todo el mundo.

Era nuestro y de otras comunidades swing del país, donde era conocido y querido y que también lo han despedido con esa misma mezcla de tristeza y agradecimiento.

Era nuestro porque Víctor bailó con nosotros, con nosotras. Y también por y para nosotros.

Por todo esto te damos las gracias inmensas, infinitas. Hasta siempre, Víctor. Que estés donde estés siempre suene la música que tanto amabas.

Firmado: Itziar Yagüe

Pin It on Pinterest

Shares